You are currently browsing the category archive for the ‘Castellà’ category.

El dia 18, poesia a Madrid!

 

presentacion-enclave

Anuncis

EL APÓCRIFO DE IXIL

I

Cuando te llamo Madre, yo no digo nada,
digo sólo la esperanza de un perpetuo nacimiento.
¿Quién es quien es? Nadie es nada,
salvo un perpetuo proyecto, salvo un inútil comienzo,
un amor y una esperanza, una lucha y un delirio,
y un final estupefacto sin principio conocido.

Gabriel Celaya
Trayectoria poética. Antología (Castalia, 1993)

COMO TINAJA

En los días buenos,
de lluvia,
los días en que nos quisimos
totalmente,
en que nos fuimos abriendo
el uno al otro
como cuevas secretas;
en esos días, amor,
mi cuerpo como tinaja
recogió toda el agua tierna
que derramaste sobre mí
y ahora,
en estos días secos
en que tu ausencia duele
y agrieta la piel,
el agua sale de mis ojos
llena de tu recuerdo
a refrescar la aridez de mi cuerpo
tan vacío y tan lleno de vos.

Gioconda Belli

DEL QUÉ HACER CON ESTOS POEMAS

Pienso que juntaré mis poemas,
agarrados como una fila de huracanes
y haré un libro desafiante y bello para vos.
Un libro donde estaremos felices
o ariscos como gatos discutiendo,
un libro que flote en el tiempo de tu tiempo
y que podás enseñar a tus nietos
y decirles:

“Miren cómo me amó esta mujer”
con orgullo de macho idolatrado.

Gioconda Belli

Siempre

Siempre esta sensación de inquietud. De esperar más.
Hoy son las mariposas y mañana será la tristeza
inexplicable, el aburrimiento o la actividad
desenfrenada por arreglar este o aquel cuarto, por coser,
por ir aquí o allá a hacer mandados, mientras trato
de tapar el universo con un dedo, hacer mi felicidad
con ingredientes de receta de cocina, chupándome
los dedos a ratos y a ratos sintiendo que nunca podré
llenarme, que soy un barril sin fondo, sabiendo
que “no me conformaré nunca” pero buscando
absurdamente conformarme mientras mi cuerpo
y mi mente se abren, se extienden como poros infinitos
donde anida una mujer que hubiera deseado ser pájaro,
mar, estrella, vientre profundo dando a luz universos,
novas relucientes… y ando reventando palomitas
de maíz en el cerebro, blancas motitas de algodón,
ráfagas de poemas que me asaltan todo el día y hacen
que quiera inflarme como globo para llenar el mundo,
la naturaleza, para empaparme en todo y estar
en todas partes, viviendo una y mil vidas diferentes…

Mas he de recordar que estoy aquí y que seguiré
anhelando, agarrando pizquitas de claridad,
haciendo yo misma mi vestido de sol, de luna,
el vestido verde-color de tiempo con el que he soñado
vivir alguna vez en Venus.

Gioconda Belli
Del llibre Amor insurrecto
(Editorial Amarantos, 1986)

(333)
Melancolía.
La noche trae nombres
que no merezco.

(335)
Casi nostalgia.
La noche ofrece brazos
que aún recuerdo.

Joan de la Vega
Del llibre 365 haikús y un jisey (Rúbrica editorial, 2012)

IDENTIDAD

En el patio un pájaro pía,
como el centavo en su alcancía.

Un poco de aire su plumaje
se desvanece en un viraje.

Tal vez no hay pájaro ni soy
ése del patio en donde estoy.

Octavio Paz

MELIC

Al centre incandescent del seu melic,
en era blanca d’amplíssima nuesa,
per tot el goig que abans no fou…:
aixeque una plaça.

Una plaça
al centre
incandescent
del seu melic.

Aixeque una plaça
amb aquell rebombori perenne d’alegries
indispensables per a poder aixecar una plaça
al centre incandescent del seu melic.

ZILBORRA

Bere zilborraren erdigune kiskalgarrian
zuritasun guztiz zabalaren biluztasunean zetzan
lehen izan ez zuen gozamen harengatik…
plaza bat altxatu.

Plaza bat
bere zilborraren
erdigune
kiskalgarrian.

Plaza bat altxatu
alegrien zalaparta amaiezin harekin
ezinbesteko loreak plaza bat altxatzeko
bere zilborraren erdigune kiskalgarrian.

(Traducció de Xabier Mendiguren)

OMBLIGO

En el centro incandescente de su ombligo,
en era blanca de amplísima desnudez,
por todo el gozo que antes no fue…:
construyo una plaza.

Una plaza
en el centro
incandescente
de su ombligo.

Construyo una plaza
con aquel alboroto perenne de alegrías
indispensables para poder construir una plaza
en el centro incandescente de su ombligo.

(Traducció de Concha García)

Maria Josep Escrivà

a José G. Obrero

Algo de ahí afuera
me dice qué no soy

y a pesar del límite
trazado
entre lo absoluto y mi voz
trémula
percibo irreductibles
la flor el vértigo y la loma

parte de un todo
fragmentado
que sonríe sueña
y se contiene
más allá de la nada

Joan de la Vega

EL RIU

Per la porta de casa passa un riu.
No té el cos transparent ni té aigües tranquil·les:
s’arrossega feixuc com un gran embalum de ferralla.
Per la porta de casa passa un riu.

No conec cap més riu on naveguen de dol
eterns seguicis de llunes, ocells
estimbats des dels cims dels gratacels.
Per la porta de casa passa un riu.

No hi ha silenci. Dia i nit remor
de riu. I si un instant a penes calla,
des d’algun lloc d’impossibles irrompen
inconsolables sanglots de sirena.
Gemeguen i gemeguen les sirenes,
però no hi ha encanteri per a oïdes sordes.
Per la porta de casa passa un riu.

A l’alba, un home,
com una mata de jonc que les aigües
vinclen, rosega amb delit una pell
masegada de plàtan, i cavil·la
enraonies que li fan venir
salivera: “quin riu desgraciat que no duu peixos,
per la porta, per la porta de casa.
Per la porta de casa passa un riu,
i ni quan plou és riu, ni és ma casa”.

A l’avinguda Blasco Ibáñez de València, any 2000

RIJEKA

Pred pragom moje kuće teče rijeka
nema bistro tijelo niti mirne vȍde:
i teško se proteže poput starog željeza.
Pred pragom moje kuće teče rijeka.

Ne znam ni za jednu rijeku gdje plove
u crnini vječne svite lunâ, ptice
što strmoglavo lete s vrhova nebodera.
Pred pragom moje kuće teče rijeka.

Nema tišine. Danonoćan žubor
rijeke. Ako na tren malo utihne,
iz nekog nestvarnoga mjesta prodru
neutješni uzdisaji sirene.
Zavijaju, zavijaju sirene,
ali nema čari za gluhe slušače
Pred pragom moje kuće teče rijeka.

U zoru, jedan čovjek
poput busena šaša što ga vȍde
savijaju, željno gricka zgaženu
koru banane i potom zaroni
u svoje teške misli pa mu navru
sline: “kako li je nesretna rijeka bez riba,
pred pragom, pred pragom moje kuće.
Pred pragom moje kuće teče rijeka,
i kad kiši nije rijeka nit’ meni dom”.

(Traducció al croat d’Anja Brtan, Marijo Lončar i Kristina Mihoković)

EL RÍO

Por la puerta de casa pasa un río.
No tiene el cuerpo transparente ni tiene aguas tranquilas:
se arrastra pesado como un gran bulto de chatarra.
Por la puerta de casa pasa un río.

No conozco ningún otro río donde naveguen de luto
eternos séquitos de lunas, pájaros
despeñados desde las cimas de los rascacielos.
Por la puerta de casa pasa un río.

No hay silencio. Día y noche runrún
de río. Y si un instante apenas calla,
desde algún lugar de imposibles irrumpen
inconsolables sollozos de sirena.
Gimen y gimen las sirenas,
pero no hay hechizo para oídos sordos.
Por la puerta de casa pasa un río.

Al alba, un hombre,
como una mata de junco que las aguas
tuercen, roe con deleite una piel
magullada de plátano, y cavila
habladurías que le llenan la boca
de saliva: “qué río desgraciado que no lleva peces,
por la puerta, por la puerta de casa.
Por la puerta de casa pasa un río,
y ni cuando llueve es río, ni es mi casa”.

A la avenida Blasco Ibáñez de Valencia, año 2000

(Traducció de Concha García)

Maria Josep Escrivà, Flors a casa (Ed. 62, Jocs Florals de Barcelona 2007)

Visita el meu bloc en anglès!: It's word it

Join 60 other followers

Arxiu

Setembre 2017
dl. dt. dc. dj. dv. ds. dg.
« maig    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
%d bloggers like this: